Noticias — 3 min. de lectura

Así lo están viviendo

La nueva normalidad en los salones de peluquería

Tranquilidad y seguridad.

Lo estábamos deseando… La vuelta de los salones de peluquería y las barberías han supuesto un verdadero alivio para muchos, sobre todo para los que han tenido su primera experiencia con el tinte, con las máquinas de corte o las tijeras. Según las estadísticas, volvemos con confianza a los salones, que se han transformado en tiempo récord para recibirnos con las mejores medidas y protocolos sanitarios. Olga G. San Bartolomé, Jordi Pérez y Albert Catalán nos cuentan sus experiencias en esta nueva normalidad.

¿Cómo viven los peluqueros esta nueva normalidad?

Nos adentramos en dos salones y una barbería para conocer, de primera mano, cómo se está viviendo esta nueva normalidad tan incierta. Y parece que todos coinciden en un punto: la aplicación de medidas higiénicas concretas que aseguren un servicio adecuado y libre de riesgos.

Las peluquerías en la nueva normalidad

«Lo estamos viviendo con calma, incorporando medidas de seguridad que garanticen a nuestros clientes una estancia en la barbería sin riesgos«, confirma Jordi Pérez, de La Barbería de Gràcia.

«Se trata de una situación a la que toca acostumbrarse, el hecho está en adaptarse y garantizar unos servicios óptimos para que nuestros clientes sigan confiando 100% en lo que ofrecemos«, reafirma Albert Catalán, del salón Son de Mar.

«Sin duda, nos hemos adaptado a la perfección. Hemos integrado nuevas medidas higiénicas y de seguridad para que todo fluya perfectamente y con la más alta calidad en esta nueva normalidad«, afirma concisa la estilista Olga G. San Bartolomé del salón Backstage BCN.

¿Qué medidas higiénicas y de seguridad están ofreciendo?

Muchas son las medidas que los salones y barberías han estado incorporando desde que se decretó esta nueva normalidad.

Olga G. San Bartolomé nos ofrece un tour 360º para que conozcamos qué se aplica en su salón para un servicio totalmente seguro:

  • Toma de temperatura: Antes de entrar al salón, a los clientes se les toma la temperatura, para garantizar la mínima exposición al virus.

  • Desinfección de manos: Con el nuevo gel de manos Hand Gel de Style.Me.

  • Desinfección de zapatos: Al entrar al salón, deberás frotar las suelas de tus zapatos por una alfombra impregnada de la solución hidroalcohólica ALCORAPID para eliminar las bacterias del exterior.

  • Mascarilla y guantes: Un básico que nos lleva acompañando desde los inicios de la pandemia. Además de ser de obligado cumplimiento por parte de los clientes, Olga los ofrece en su salón como medida preventiva.

  • Bata antibacteriana: Los peluqueros y estilistas del salón, llevan una bata de manga larga homologada y antibacteriana, para asegurar un servicio 100% higiénico.

  • Limpieza de cepillos, tocadores y butacas: Antes y después de un servicio, en el salón se desinfectan cepillos, herramientas de peluquería y tocadores con el spray ALCORAPID para que los clientes están siempre seguros.

  • Mamparas protectoras: Entre cliente y cliente para garantizar la correcta separación de seguridad.

Está claro que el combo mascarilla y guantes es imprescindible a lo que el cliente se refiere. «Por nuestra parte, debemos garantizar unas herramientas y cepillos desinfectados y limpios, para un servicio sin riesgos«, asegura Jordi Pérez, «es por ello que, antes y después de un servicio limpio los cepillos, navajas y tijeras, con la solución ALCORAPID, que me aporta esa tranquilidad que tanto necesitan nuestros clientes«.

Además de estas, hay salones que apuestan por otras medidas de seguridad e higiénicas alternativas, pero igualmente efectivas. «En Son de Mar tenemos incorporado desde hace mucho un purificador de aire. Con él, conseguimos filtrar el aire y eliminar toxinas, productos químicos y virus.», aporta Albert Catalán. Además, en este salón, las encimeras y superficies están forradas de unos vinilos conformados por iones de plata, que tienen propiedades antivirales y  desinfectantes.

¿Qué futuro le depara a la peluquería?

Existe un gran clima de esperanza. Aunque se trata de una situación difícil, «las fuertes crisis nos hacen más fuertes. Los salones y barberías que logren superar esto, serán negocios duraderos con muy buena proyección futura«, nos asegura Jordi Pérez. Por su parte, Albert Catalán nos anima a «ser positivos y no tener miedo. Esto nos ayudará en estos tiempos tan difíciles en los que tener confianza en uno mismo es vital«. «Estoy segura que será un futuro positivo, este tiempo nos sirve para aprender a adaptarnos y responder con más rigor y calidad», concluye Olga G. San Bartolomé.

Lleva tus propios cepillos de pelo a la peluquería