FALSOS MITOS SOBRE EL CUIDADO DEL CABELLO EN VERANO


Desgaste del color, cabello opaco, enredos… En verano, no hay duda de que el cabello está más expuesto a agresiones externas (cloro, sol, playa…). Aún así, la rumorología sobre cómo debemos cuidar o no el cabello aumenta en esta época del año. Nuestros expertos Termix desmontan los cinco falsos mitos más comunes.

  1. LAVARSE EL PELO TODO LOS DÍAS ES MALO: FALSO

En verano, la necesidad de lavarnos el cabello aumenta, sobre todo después del baño en la piscina o en la playa. Pero, si te lavas las manos y los dientes todos los días, ¿por qué no el cabello? A diario, la contaminación, el polvo, las lacas, las espumas ensucian el cabello y todo ello es más dañino que los minerales del agua. Eso sí, lo importante es elegir el tratamiento y champú adecuado para el cuidado del cabello. Un cabello limpio y acondicionado es un síntoma de salud de una melena.

  1. PLANCHAR EL PELO LO ESTROPEA: FALSO

Todo lo contrario. En el cabello coloreado, al planchar el cabello sellamos la cutícula, evitando la pérdida de pigmentos y por tanto alargando la durabilidad del color. También protege el cabello de las agresiones externas como la contaminación. Eso sí, la clave es utilizar la plancha de pelo a la temperatura correcta. Una idea equivocada que tenemos es que cuánto más caliente está la plancha, más alisa. Lo más efectivo es ponerla a la temperatura que tu cabello puede soportar y hacer pasadas más lentas para preservar la salud del cabello.

  1. EL SOL DAÑA EL CABELLO: FALSO

 En contra de lo que siempre se ha dicho, la exposición solar en sí no daña el cabello. Sí lo hace el entorno donde normalmente tomamos el sol: la playa.

 El aire caliente, junto con las partículas de arena, hacen un efecto peeling en el cabello (lo hacen poroso) que abre las puntas y lo seca.

  1. LA MASCARILLA EN LA PLAYA ME PROTEGE EL CABELLO: FALSO

Aunque la sensación que da es darle suavidad y protección al cabello, las mascarillas están preparadas para llegar al córtex del cabello, es decir, para abrir la cutícula para penetrar en su interior y actuar. Al poner la mascarilla en la playa, lo que estás haciendo no es reparar ni proteger, sino todo lo contrario. Las partículas de arena y el calor penetran más fácilmente, deteriorando desde el interior la calidad del cabello. Así, en lugar de mascarilla, aplica un aceite de protección solar específico para el cabello.

  1. NO ME CEPILLO EL CABELLO PORQUE SE ME CAE MÁS: FALSO

Cepillar el cabello es uno de los hábitos que no solo no es perjudicial para el cabello sino que es muy beneficioso.

Es muy bueno para el cuero cabelludo porque, además de limpiar y desenredar el cabello, estimula la circulación sanguínea. No obstante, es importante hacerlo con suavidad y mejor con el cabello secoEl cabello mojado es más débil y más propenso a romperse.

En la playa, para evitar enredos, lo mejor es recoger el cabello y desenredarlo una vez esté seco.

CLAVES PARA UN BUEN CUIDADO DEL CABELLO

Los nuevos tratamientos intensivos actúan protegiendo el cabello de agresiones externas. Sus ingredientes configuran en minutos como una capa protectora alrededor de cada pelo.

Después de aplicar el champú adecuado aplica un tratamiento intensivo. Evita en este caso utilizar un peine para repartir el producto. Los tratamientos intensivos están pensados para reparar a nivel interno, así que abren las escamas del cabello (cutícula) para penetrar en su interior (córtex). Si utilizamos un peine durante este paso creamos una agresión sobre el cabello. Así, lo mejor es que después de aclarar este tratamiento, apliquemos el acondicionador en medios y puntas ayudándote a repartir bien el producto y desenredar el cabello con un peine de púas anchas (PE-TI825P) dejándolo actuar unos minutos.

Tal y como indica su nombre, es el acondicionador el que devuelve “la condición” al cabello, aportándole elasticidad  y brillo.

Deja un comentario