TERMIX EN EL BACKSTAGE CON LAURA BRUY, UNA ESTILISTA DE CINE


Conocemos en primera persona la experiencia de Laura Bruy, maquilladora de cine

 

Luces, cámara y… ¡acción! La expresión que nos transporta de forma inmediata al mundo del cine, en el que la magia se hace realidad. Que nos convenza un personaje, convirtiéndose en ese referente que recordaremos siempre, pasa por la labor del actor en interpretar un buen guión. Pero no se trata solo de eso. La caracterización y peluquería se trasforman también en algo indispensable para potenciar nuestra imaginación y hacernos creer en el mundo que se plasma en la gran pantalla. Junto a la maquilladora de Barcelona Laura Bruy, nos adentramos en este proceso mágico de transformación, en el que los personajes más dispares toman relevancia y se integran en nuestra cultura.

Las jornadas laborales en cine y televisión suelen ser muy intensas, hay mucho trabajo que hacer en muy poco tiempo, la sincronización del equipo es algo vital para lograr la mayor productividad posible”, de esta forma inicia su relato la experimentada maquilladora Laura Bruy. La cinergia (del latín cine y sinergia) se convierte en la total protagonista del trabajo en equipo en el interior de los camerinos. Pero, ¿qué otros secretos esconde este proceso en el que se añaden cara y ojos a nuestros personajes predilectos?

La caracterización es imprescindible para recrear a los personajes en la piel de los actores

Son las tres de la mañana y las ojeras se cuentan por cientos. El arranque de las jornadas en cine y televisión, nos aclara Laura, habitualmente empieza a horas intempestivas en las que el glamour presumiblemente asociado al cine se encuentra todavía envuelto entre las sábanas. Pero para poder transformar al actor en el personaje, el equipo de maquillaje y peluquería debe estar alerta. Es necesaria la explotación del talento de cada uno de los miembros del equipo, sin recaer en limitaciones técnicas, dejando volar la creatividad, pero manteniendo un espacio entre este jubileo y la concentración del actor. Un actor que ya se habrá encargado de tomar el imprescindible café que ilumina todas las mañanas el talento adormecido y lo prepara para la carrera contrarreloj que lo impulsa ávidamente hacia el rodaje.

La caracterización es imprescindible para recrear a los personajes en la piel de los actores

El rápido e incesante paso del tiempo también ejerce presión sobre el equipo de peluquería y maquillaje que trabaja velozmente para representar a ese personaje y perfilarlo sutilmente, intentando respetar los rituales pre-escenario de los actores. “Cada actor/actriz tiene una metodología distinta, hay quien prefiere el silencio absoluto, hay quien prefiere repasar guión y otros que hablan de todo y de nada”, lo más importante, nos aclara la maquilladora, es dejar al actor en el mejor estado para interpretar, sin influir en su estado de ánimo y capacitándolo para adentrarse en el set de rodaje. El director será, tal y como manda la tradición, el encargado de conducir al actor para incorporarse al universo del personaje y representarlo sin fisuras.

Una carga intensa de trabajo y presión que no solo se resume en los cubículos denominados camerinos. El equipo de caracterización debe tener en cuenta la escena que se va a rodar, cuándo se va a producir y su demora: “Puede que la escena anterior se ruede dentro de dos semanas. Tenemos unas anotaciones y fotos de los actores que nos ayudan a mantener una continuidad durante toda la historia y evitar saltos en el montaje final”.

En los rodajes confían en herramientas ligeras y precisas, porque son necesarios resultados perfectos

La precisión es imprescindible. El equipo de maquillaje salta también al set de rodaje, con una misión impecable: mantener despierto al personaje. Parte de este equipo, con la precisión digna de un relojero, se interna en el set para retocar antes de la toma, puliendo cada detalle y poniendo en su lugar cada cabello: “Por ello es importante tener herramientas ligeras y versátiles como las de Termix, que nos ayudan a aguantar las largas jornadas de rodaje con el material a cuestas”. La otra parte del equipo permanecerá en la sala de maquillaje y peluquería, preparando a los actores de la siguiente secuencia. Un trabajo non-stop que requiere la máxima concentración y precisión para hacer brillar y potenciar al máximo las habilidades del actor en escena.

El desmaquillante es el encargado de bajar el telón. La jornada finaliza con la limpieza de la piel de los intérpretes y, en caso necesario, “prepararla con algún producto hidratante para el día siguiente”, remedio infalible para eliminar del todo al personaje y pasarle el testigo al actor que se esconde tras el maquillaje y el peinado.

Y así termina un día en la piel de Laura Bruy, maquilladora de cine, literal y metafóricamente hablando. La experiencia que atesora a sus espaldas, diez años detrás de imágenes, personajes y publicidades, la convierten en una gran profesional que nos ayuda a comprender el proceso creativo de la caracterización. Solo nos queda dar las gracias por la confianza mostrada hacia los productos Termix de peluquería profesional y aplaudir el buen trabajo en equipo. ¡Corten!

CONOCIENDO A LAURA BRUY

Laura Bruy es la maquilladora de cine que nos cuenta su experiencia en los rodajesEmpezaste tu carrera en… Estética y una profesora destacó mi talento, de ahí empecé a buscar la opción de poder un día llegar a ser maquilladora profesional.

Tu mejor experiencia en el mundo del cine ha sido… Es difícil elegir una, aunque podría destacar el proyecto que acabo de finalizar junto la productora del Terrat, la serie de Berto Romero, dirigida por Carlos Theron y él mismo. Por otro lado, también destacaría la anterior película de época inspirada en la vida de Pau Casals producida por Minoría Absoluta y dirigida por Manuel Herga, fue una experiencia inolvidable.

Tu película favorita es… La extraña Pareja, dirigida por Billy Wilder.

Deja un comentario